Nuestra historia

Dehesa de los Canónigos es una de las grandes fincas históricas de la Ribera del Duero. Ubicada en Pesquera de Duero, su nombre hace referencia al primer propietario, el Cabildo de la Catedral de Valladolid, compuesto por 22 monjes canónigos.

A mediados del siglo XIX cambió de manos tras la desamortización de Mendizábal y fue el empresario vasco Toribio de Lecanda y Campo compró la finca en 1842. Después de perder a su esposa, en 1859 se la traspasó su hijo Teodosio Lecanda Chaves, un reconocido arquitecto que construyó su casa a imagen de un caserío vasco en honor a su tierra, la cual hoy se conserva como vivienda familiar.

La bodega Dehesa de los Canónigos destaca precisamente por su arquitectura, las naves se fueron reconstruyendo poco a poco, hasta albergar lo que es la bodega actualmente.

Tras pasar por varias manos, fue en 1931 cuando recayó en manos de la familia Cid, los hermanos Arturo e Ildefonso, casados con Amalia García y con Rosario Alonso respectivamente, fueron los dueños de Dehesa de los Canónigos hasta los años 60, cuando vendieron la finca.

Apenas pocos meses después, Luis Sanz Busto y María Luz Cid quisieron recuperar la propiedad familiar debido al arraigo que ella sentía. Luis tuvo que abandonar sus estudios de medicina, pero sentó las bases de lo que Dehesa de los Canónigos hoy representa.

Luis Sanz Busto vendía la uva en los inicios a la vecina Vegasicilia y comenzó a plantar más viñas, hasta que en 1989 decidió sacar al mercado la primera añada de Dehesa de los Canónigos.

Belén e Iván Sanz Cid, dos de los cuatro hijos de Luis y María Luz, están ahora al frente de la bodega. Desde jóvenes, ambos tuvieron claro su vocación por continuar el proyecto familiar.

Belén es, desde 1998, la encargada de la Dirección Técnica y Enología, tras haber cursado estudios en la Universidad de Valencia y en Burdeos. No duda en poner en valor a sus mentores que tanto le han ayudado, Mariano García y Antonio Sanz.

Iván, por su parte, se ocupa de la Dirección General de la bodega, gracias a su formación como ingeniero técnico agrícola y en dirección de empresas. Su estancia en Estados Unidos le aportó su visión para que los vinos de Dehesa de los Canónigos sean conocidos en más de 20 países de todo el mundo.

 

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Más información